Ismael Orcero es un cuentista. Con todas las letras. Sin quitar un ápice. En el buen sentido. Capaz de aparcarnos cualquier urgencia, de hacer olvidar que el mundo afuera estalla en mil pedazos. Ismael es un gran contador de historias. Fantásticas, inventadas, imposibles. Y también reales. Ismael es un niño grande. Un tipo sin complejos que transmite lo que irrumpe por sus ojos, coincida o no con la versión de los mortales. Un coche, un gnomo, un silencio que desgarra, una pócima envenenada, un robot de tres cabezas, una vida que se ahoga. Sin artificios, sin giros rebuscados, de manera sencilla. Palabras justas, precisas, certeras, en su lugar exacto. Y, ante esto, los demás callamos. Y leemos. Y no hacemos preguntas estúpidas. Y nos trae al pairo si es verídico o sólo un producto de su imaginación.

Del prólogo de Javier Tortosa

https://hankover.blogspot.com/2021/06/teatro-fantasma-ismael-orcero-marin.html

Ismael Orcero Marín nos habla de casas habitadas de fantasmas, que no son otros que los que vivieron antes en ellas y dejaron algo de sí entre las paredes; de la infancia, que es el verdadero hogar, aunque a menudo nos alejemos de él; de esas personas que estuvieron de paso y que se quedaron para siempre en el recuerdo, a saber por qué; de esos objetos (una cafetera, un telescopio) y esos actos aparentemente anodinos (un desayuno, la compra en el mercado) pero rebosantes de significado; de la sabiduría que se esconde en la gastronomía y de ese salto generacional entre padres e hijos, más llamativo si uno se fija en los pequeños detalles.

Esther Magar

https://www.librosyliteratura.es/teatro-fantasma.html

Posee este Teatro fantasma una cualidad poco habitual en la literatura de nuestro tiempo: la sutileza. En una época de escritores hiperconscientes de su propia obra, que no dejan ningún cabo suelto y buscan sorprender al lector en cada página, se agradecen libros como este que aportan una frescura no reñida con la calidad de su prosa. Los textos de Orcero parecen reflexiones espontáneas del autor pero revestidas con lo que tiene que tener toda obra literaria testimonial: una autenticidad en la expresión de los sentimientos.

Basilio Pujante

https://lecturasiletradas.blogspot.com/2021/07/teatro-fantasma-ismael-orcero.html

‘Teatro fantasma’ es un libro que nos habla de su autor, que nos cuenta una parte de él que tiene que ver con los cambios, con las inseguridades e incertidumbre, con las pérdidas, pero también con la esperanza, con el aprendizaje, con la lucha y con el amor. Y es por eso que se convierte en un libro que habla de muchos, casi de una generación entera.

Paco Paños

https://www.eldiario.es/murcia/leer-el-presente/intimidades-malos-tiempos-teatro-fantasma-ismael-orcero-marin_132_8111753.html

Teatro fantasma me ha conmovido. Se me ha adherido a los dedos y al corazón, como lo hacen los libros auténticos, hondos, intemporales. Nos habla de cafeteras que sugieren o dibujan a su alrededor cocinas de infancia; de plumas estilográficas que evocan al padre (al capítulo “El cetro del rey” habría que ponerle un marco de oro); de bebés esperados y perdidos; de vecinos que son o fueron, nietzscheanamente; de crisis económicas que fueron guerras sin bombas; de pisos alquilados con ventanas mágicas…

Es un libro que no solamente está lleno de silencios, sino que te deja en silencio cuando acabas. Un silencio retumbante, humilde, solemne. Un silencio lleno de verdades, dolores, añoranzas, sonrisas y fracasos. Un silencio (en verdad lo creo) de Gran Literatura, que Javier Tortosa y Álvaro Bellido subrayan en prólogo y epílogo con atinados términos.

Rubén Castillo

https://rubencastillo.blogspot.com/2021/07/teatro-fantasma.html

Puedes leer fragmentos de la obra en los siguientes enlaces:

http://lanauseanoticias.blogspot.com/2021/06/teatro-fantasma-de-ismael-orcero-marin.html

http://revistapenultima.com/invasiones-adelanto-del-libro-teatro-fantasma-de-ismael-orcero/