«Patrik M. es un viaje experimental, un diálogo interior para mostrar lo que el poeta lleva dentro, y lo hace sin artificios ni disimulos, a través de imágenes literarias vigorosas, cargadas de una belleza desnuda y contundente; trazadas de manera visceral para recrear la realidad, su percepción del mundo a través de sus sentimientos».

Del prólogo de Mariano Sánchez Soler.

«Este autor checo se desmaquilla escribiendo sobre la añoranza de su tierra desde una lejana casa de piedra y entre imágenes oníricas, aunque supiera con precocidad que el hogar de uno está en el bolsillo.

Aeropuertos y más aeropuertos. En España cambia no solo de nombre, sino de idioma y el camaleón se retuerce con ese otro demonio del amor, “como si hubiese bebido aceite ardiente”».

Juan de Dios García.

http://juandediosgarcia-literatura.blogspot.com/2020/01/leido-patrik-m-de-david-matuska-olzin.html

«David Matuška cuenta ya con una voz hecha y personal que ha alcanzado su plenitud vital, temática y expresiva.  Sentado esto, también digo que el poemario de David no es para todos los paladares. Al contrario de lo que suele ocurrir con  un determinado tipo de poesía muy en boga donde abunda lo previsible y lo plano,  que además es la que llena los teatros, no es el de David un libro de  cómoda ni fácil lectura. Es un poemario, desde luego, de un alto voltaje poético.  Se trata de una experiencia, es una lectura que pesa y que te carga emocionalmente. Nuestro poeta es plenamente consciente de haberse situado en un territorio difícilmente abordable, pero es su territorio».

Juan C. Lozano Felices.