Con un lenguaje ligero cargado de humor, su autor, Álex R. Bruce, que es traductor e intérprete como dos de los personajes de su novela, plasma la confusión que provocan los países árabes en los visitantes occidentales y lo tramposa que es nuestra forma de interpretar la realidad, siempre adulterada por nuestra cultura, nuestros prejuicios, nuestras expectativas y nuestras inseguridades.

Esther Magar para Libros y Literatura.

Bruce acierta al dosificar la información que tanto el lector como la protagonista van teniendo de los hechos y de las intenciones del resto de personajes. Esto provoca que compartamos el continuo estado de sorpresa en el que vive Sara toda la gira debido tanto al errático comportamiento de Rasha y de Miguel, cuyas verdaderas intenciones nunca quedan claras, como de las extrañas situaciones que vive a lo largo del libro.

Basilio Pujante para Semanario el Noroeste / Lecturas Iletradas.

https://lecturasiletradas.blogspot.com/2019/07/sara-y-el-tigre-amnesico-alex-r-bruce.html

En la contra se habla Lynch como referente y no le falta razón. La mezcla de géneros juega a favor de una historia que muta poco a poco haciéndonos incapaces de prever qué será lo siguiente, ya que no sabemos hasta qué punto fiarnos de lo que está sucediendo. ‘Sara y el tigre amnésico’ es excitante, intrigante y terrorífica, pura asfixia que puede hasta resultar divertida.

Bouman para Underbrain.

https://underbrain.com/literatura/sara-y-el-tigre-amnesico/

Entre los autores y creadores citados en la contraportada del libro para situar la novela ante el público no figura Lewis Carroll. Sin embargo, es precisamente Carroll con el que más he identificado a Bruce. No hablo solo del paralelismo entre el periplo de Alicia y el de Sara, sino también de ese extraño ambiente surrealista que domina en ambas obras. La modernidad de ‘Sara y el tigre amnésico’ está en hacer al lector consciente del juego entre realidad e imaginación, y en que se atreve a usar recursos similares a los de Carroll en una novela para adultos.

Muy destacable es también la mezcla de la vena erótica con estructuras y contenidos típicos del cuento infantil. Ello contribuye a hacer asimilable el erotismo, lo convierte en juego, quitándole cierta carga de profundidad. Es una apuesta osada, original, que se suma a la sátira y al surrealismo. En ese cóctel veo yo el acierto de la obra. O, si se quiere, en la capacidad de crearlo.

Lola Illamel, escritora.